Una buena opción para cenar en Sevilla

Restaurantes vegetarianos, internacionales, especializados en carne, locales de tapas y montaditos... Son muchos los sitios donde cenar en Sevilla. Normalmente, cuando se viaja a un destino, es lógico que se quieran probar algunos de sus platos más tradicionales. Por ello, lo mejor será ir a un restaurante que domine los platos de la gastronomía sevillana.

¿Qué platos debemos probar en Sevilla?

Indiscutiblemente, el gazpacho es uno de los platos más reconocidos de la gastronomía hispalense. Se trata de una sopa fría elaborada con hortalizas como tomates, pimientos rojos o verdes, pepino, ajo y pan. Se puede acompañar de mil y un formas diferentes.

Otro plato del que no hay que olvidarse son los soldaditos de Pavía, que suelen ser consumidos como aperitivo. Se trata de tiras de bacalao que previamente remojadas con zumo de limón, aceite de oliva y aguardiente, se rebozan con harina y se fríen.

Si hablamos de frituras, no hay que dejar escapar algo tan clásico como el pescaito frito una de las elaboraciones que podemos encontrar en cualquier establecimiento, son sencillos, baratos y deliciosos. Como pescado también podemos encontrar el cazón en adobo. Pertenece a la familia del tiburón y su carne se adoba con diferentes especies, se enharina y se fríe en abundante aceite.

Para quienes prefieran carne, el rabo de toro es un plato delicioso y muy típico en Sevilla. Es un estofado hecho con rabo de toro o vaca y cuenta con otros ingredientes como tomates, zanahorias, pimientos, especias, vino tinto, caldo de carne, aceite de oliva y sal.

Otras deliciosas propuestas son el cocido andaluz, montaditos, caracoles, papas aliñás, espinacas con garbanzos, etc.

De cañas y tapas por Sevilla

Ir a Sevilla a pasar unos días no sería lo mismo si no se va de cañas y tapas. No hay duda de que nos encontramos con una de las mejores ciudades de España donde irnos de tapas, sobre todo si se va con la familia o los amigos. La pregunta es… dónde tapear en Sevilla, sobre todo porque hay muchas zonas diferentes e interesantes locales donde hacerlo, como por ejemplo La Atalaya de Sevilla.

De tapas por los diferentes barrios de Sevilla

Podríamos enumerar muchos de los locales que hay en Sevilla para irse de tapas, pero lo mejor es compartir algunos de los barrios donde perderse y degustar muchas de las elaboraciones que se hacen a diario en el sector de la hostelería en la capital hispalense.

Si hablamos de barrios, podemos decir:
  • Barrio de Santa Cruz.
  • Centro.
  • El Porvenir.
  • Heliópolis / Bermejales / Bellavista.
  • La Alameda.
  • La Macarena.
  • Nervión / Buhaira.
  • Triana / Los Remedios.
¿Qué comer de tapas? En esto sucede como con los nombres de los locales, siempre sorprenden a cualquier comensal. Huevos de codorniz con jamón, platillos de embutido con picos, queso manchego, costillas a la miel, platillo de pescadito frito, berenjena rellena, presa ibérica con jamón, albóndigas de choco con gambas, puntas de solomillo, revuelto de patatas con bacalao…

Como has podido ver, son muchas las propuestas que hay a tu disposición en un destino como es Sevilla y lo mejor de todo es que, aunque vayamos al mismo establecimiento, siempre encontraremos propuestas completamente diferentes.

3 platos que no puedes perderte de la gastronomía sevillana

Sevilla cuenta con muchas razones para ser visitada en cualquier momento del año y una de ellas es su excelsa y exquisita gastronomía. Visitar buenos restaurantes con encanto en Sevilla es una formidable alternativa para degustar muchos de los platos más tradicionales de la capital andaluza.

3 elaboraciones gastronómicas muy recomendables en Sevilla

Uno de los platos más conocidos de la gastronomía hispalense es el rabo de toro, un plato que no es precisamente fácil de cocinar, pero si se hace bien, el sabor es verdaderamente excelente. Si no se tiene toro, siempre puede hacerse con buey o ternera, aunque el sabor clásico es el del toro. Otras alternativas pueden ser las croquetas, canelones o la hamburguesa de rabo de toro. ¡Deliciosas!

Los caracoles son otro de los platos estrella de la gastronomía sevillana. Para muchas personas, el hecho de pensar en comérselos no les resulta muy agradable, pero un buen cocinero sabrá cómo prepararlos a la perfección. Le incorporará las especias adecuadas y creando una textura estupenda que hará que olvidemos realmente lo que son y disfrutemos al máximo de su sabor.

En una visita a Sevilla no podía faltar el delicioso gazpacho andaluz, uno de los platos más conocidos de toda la gastronomía española. Es un plato muy sencillo de preparar, aunque existen muchas variedades diferentes. No hay que dejar de probar todas las variedades que podamos, sobre todo si el restaurante es de calidad, donde seguramente probaremos uno de los mejores gazpachos, elaborados con productos frescos que le proporcionarán a este plato un sabor inconfundible.

Razones para visitar Sevilla en otoño

Sevilla es un destino para visitar en cualquier momento del año, sobre todo en otoño, porque las temperaturas son agradables, no hay tanta aglomeración turística y los precios se han relajado bastante. Comenzar una visita en uno de los restaurantes con encanto en Sevilla puede ser una estupenda idea para tomar fuerzas y prepararnos para lo que está por venir.

¿Por qué visitar Sevilla en otoño?

Aunque todo el mundo conoce lo más destacado como la Giralda y la Catedral, la Torre del Oro, el Parque María Luisa, etc. Hay muchos otros rincones de la capital hispalense que bien merecen una visita.

Por ejemplo, las conocidas como Las Setas de Sevilla, desde donde tendremos unas formidables vistas de la ciudad. Está considerada como una de las estructuras de madera más grandes del mundo y a la que seguramente te gustará sacarle alguna foto.

En el barrio del Arenal puedes disfrutar de una bonita plaza, la Plaza de Cabildo, flanqueada por preciosas arcadas apoyadas sobre columnas de mármol de un blanco impoluto, dejando patente que la arquitectura de la ciudad es sorprendente.

¿Sabías que Sevilla puede conocerse con los 5 sentidos? En el barrio de Santa Cruz podrás ver el contraste de los colores blanco con el rojo y el verde, oler el azahar, escuchar las voces de los vecinos y disfrutar de cómo es el día a día en uno de los rincones más conocidos de Sevilla.

Pero si de barrios hablamos, no hay que dejar de visitar el barrio de Triana, inspiración para infinidad de artistas de diferentes disciplinas. Pasear por sus calles, hablar con sus gentes o disfrutar de una buena noche de flamenco pueden ser opciones formidables para conocer más sobre este destino.

3 curiosidades de Sevilla que quizás no conocías

Seguro que si aún no has planeado aún tus vacaciones y has escogido Sevilla como destino, ya habrás preparado todo para disfrutar de la infinidad de cosas que este rincón te puede ofrecer como restaurantes con encanto en Sevilla, conocer la Giralda, visitar el famoso barrio de Triana, las calles Sierpes o Betis y todas esas propuestas que tanto gustan.

Además de todo lo que se conoce de este destino, hay un gran número de secretos y curiosidades que puede que no conozcas de este destino, como los tres siguientes que vamos a compartir contigo.

3 curiosidades sobre Sevilla

Además de en el Conjunto del Real Alcázar así como en la Macarena, los Jardines del Valle o en la Plaza del Cabildo, hay otro lugar donde poder admirar los lienzos de la muralla de Sevilla. Puedes encontrarlos en los pasadizos subterráneos y aljama judía de la Judería.

¿Sabías que el cauce del Guadalquivir no fue siempre el mismo? Todo apunta a que su recorrido original el río iba desde la parte norte hacia el sur, aunque fueron los visigodos quienes cambiaron su cauce. Esta es una de las hipótesis existentes sobre el hallazgo de restos de antiguas embarcaciones en lo que actualmente es tierra firme.

La Catedral de Sevilla es impresionante, se mire por donde se mire, pero... ¿sabes por qué hay un lagarto colgado en una de sus puertas? Se llama la Puerta del Lagarto y está emplazada a la derecha de la Giralda.

La leyenda dice que los objetos que hay en esta puerta (el bocado de un caballo, un cocodrilo y un colmillo de elefante) fueron un presente de un Sultán a Alfonso X, quien esperaba a cambio la mano de su hija, pero finalmente el monarca no accedió y se quedó con los regalos.